TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Modelo educativo base cero
POR Antonio Alonso, Presidente de AEEN, 19-02-2019 12:30:00
Modelo educativo base cero

AltoDirectivo

Creo que ha llegado el momento de que nos planteemos la separación entre educación,  capacitación profesional (en cualquiera de sus niveles) y Cultura. Los enfoques y objetivos de cada uno de estos subsistemas, no sólo no son coincidentes si no que, en muchos casos, resultan diametralmente opuestos.

En el reiterado debate que se produce en nuestra sociedad entre los distintos estamentos políticos se tratan de imponer, de un lado y de otro,  aproximaciones que se ajustan más a una concepción social e igualitaria de la educación o a un planteamiento de búsqueda del éxito basado en el talento y el esfuerzo, pero ninguno de ambos planteamientos resultará efectivo dentro de los entornos económicos, sociales y personales actuales.

Hoy, nuestro modelo educativo está basado en la evaluación de los conocimientos adquiridos, conforme a los resultados obtenidos en las distintas pruebas, tareas y trabajos encomendados, esto es, aportar un dato correcto  a una pregunta dada, y cada día más el dato por sí sólo no aporta valor y resulta fácilmente accesible. Si entendemos que el resultado (valor) no es otra cosa que el producto del talento por el esfuerzo, nos encontraremos con que nuestro sistema actual es doblemente desmotivador, por un lado hacia aquellos que por contar con un menor talento, conseguir los resultados mínimos exigidos les puede suponer un esfuerzo más allá de lo razonable y para otros cuyo talento esté por encima de la media, porque les acostumbra al logro sin esfuerzo. En ambas situaciones todos perdemos.

Dicho esto, parece procede  plantearnos un cambio radical en nuestro modelo educativo. Un cambio radical que tiene que partir de definir lo que queremos como sociedad, lo que somos como individuos y lo que el entorno económico y la globalización nos demandan.

No es que piense que la educación no hay que entenderla como algo integral, si no que dada la complejidad de abordar el desarrollo de un nuevo modelo educativo resulta más sencillo el análisis si lo descomponemos en subsistemas que guarden determinado nivel de coherencia.

Desde el punto de vista social la construcción de este nuevo modelo podemos hacerla en base a palabras o términos que todos tenemos en la cabeza, por apuntar algunos: tolerancia, equidad (que no igualdad), solidaridad, respeto, colaboración, esfuerzo, libertad responsable, honestidad, empatía, urbanidad…

En el entorno económico y globalizado en el que vivimos, el dato o el conocimiento puntual no representa valor, es algo que adquirimos usamos y desechamos; esto mismo sucede con los conocimientos necesarios para el desempeño de las tareas profesionales. Hoy estamos convencidos de que las necesidades de formación a lo largo de una carrera profesional son cada vez mayores, por lo que aprender y desaprender rápidamente se está convirtiendo en una habilidad clave para los profesionales del siglo XXI. Pero no sólo es esta habilidad la que el entorno profesional nos demanda, sino muchas otras, habilidades que tenemos que desarrollar igualmente desde los inicios de la capacitación de las personas. Empezaré enumerando algunas de las más clásicas: comunicación oral y escrita, liderazgo, resolución de conflictos, trabajo en equipo …, para incluir ahora algunas de las más actuales como  pensamiento creativo, pensamiento adaptativo, inteligencia social, capacidad de análisis multivariable, colaboración en entornos virtuales, alfabetización digital, desempeño omnicultural…

Y conjuntamente con esta amalgama de necesidades y direcciones de trabajo, es necesario desarrollar un trasfondo cultural que  permita comprender, conocer y evaluar aspectos de la vida cotidiana e integrarlos tanto en sus apartados sociales como filosóficos o políticos. Conocer nuestro pasado para ubicar nuestro presente y decidir nuestro futuro resulta de vital importancia y aquí entran en juego las ciencias sociales, la geografía,  la historia, la música o incluso las ciencias y las matemáticas. Es necesario que entendamos que algunos de estos conocimientos no sólo son elementos que forjan nuestra cultura, sino que son herramientas vehiculares que nos permiten desarrollar destrezas y habilidades de las que he hecho mención con anterioridad.  Entre las nuevas habilidades que se prevén como fundamentales hay una que se repite con distintos apellidos, pensamiento, para el desarrollo de estas habilidades es fundamental el manejo de conceptos, tanto culturales, filosóficos como científico-matemáticos y para desarrollar pensamiento es necesario y fundamental el desarrollo de la memoria a largo y corto por lo que aprenderse todos los ríos de la península ibérica puede tener más trascendencia que la de poder decir que el Pisuerga es un afluente del Duero por la derecha o por la izquierda. 

Y todo esto tenemos que diseñarlo y desarrollarlo, no para nosotros, sino para las nuevas generaciones que tienen su particular forma de ver y entender su entorno, los llamados generación Z o centennials. Que son digitales, siempre conectados, con poco interés por tener pero si por usar, impacientes, autodidactas, menos idealistas, más desconfiados, autocríticos, con deseos de dejar huella y marcar diferencias, más maduros en sus áreas de dominio, más inexpertos… P ero resulta imprescindible tener claro que cada uno de estos individuos tiene unas determinadas  capacidades (talento y esfuerzo) con las que tenemos que conseguir su desarrollo integral, no se trata de que todos lleguemos a un mínimo preestablecido, si no que cada uno desarrolle al máximo sus capacidades (maximice su talento y su esfuerzo). Para ello es posible que tengamos que plantearnos distintas metodologías de enseñanza/aprendizaje  que, desde mi punto de vista, tiene que partir de asumir el modelo de inteligencias múltiples de Gardner. A través de este modelo podremos obtener el máximo potencial de cada persona.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

Alto Directivo

ENVÍE SU COMENTARIO
Los expertos Hablan
Los lectores Opinan
¿Qué es lo que más importa a los empleados?
Un buen salario
Recibir formación
El ambiente de trabajo
El crecimiento profesional
Los compañeros
Tener un buen jefe
Conecta con nosotros
Alto Directivo
Las noticias mas relevantes del mundo de la alta dirección empresarial. Economía, empleo, tecnología, ...
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2014 AltoDirectivo