TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
"El mayor atributo del éxito es la determinación"
POR Alto Directivo, 14-09-2018 08:45:00

AltoDirectivo

Alto Directivo entrevista a Anxo Pérez, CEO y fundador de 8Belts.com, método único en el mundo que garantiza hablar un idioma en 8 meses, y autor del best seller “Los 88 Peldaños del Éxito”, con motivo de su visita a Salar de Uyuni de la mano del Observatorio Empresarial contra La Pobreza para ayudar a los emprendedores y empresarios de la zona.

Anxo Pérez

¿Qué has experimentado en esta visita a Salar de Uyuni?

He experimentado un mundo nuevo que a veces desconocemos desde Europa, que es la otra cara. Son formas de ver la vida diferente. Un mundo con mucho menos riqueza, pero seguramente con mucha más humanidad.

¿Qué destacarías de la vivencia?

Lo que más me impactó con diferencia fue ese río de humanidad de las personas, la forma de ser de ellos, la forma de tratarte, su humildad. Cuando veo personas con tanta modestia, con tanta humildad, me motiva. Hay gente que se aprovecha de eso, les aplasta o se creen más grande cuando el otro es humilde. En mi caso, me ocurre al revés: me creo más humilde todavía que ellos. Ha sido una experiencia en la que me he sentido muy receptivo, muy dispuesto a escuchar y a aprender de ellos. También por supuesto a darles consejos.

Conocí casos que me impactaron mucho. Por ejemplo, emprendedores que en teoría tenían todo en contra para ponerse a emprender y sin embargo salían adelante. Me quito el sombrero ante esas personas que con tantas limitaciones consiguen triunfar. Viajar a Salar de Uyuni ha sidopara mí una fuente de inspiración.Cuando ves ese tipo de situaciones te incita a quejarte menos y a darte cuenta de que “nunca hemos estado tan faltos de excusas para justificar el fracaso”.

¿Cómo mejorarías el turismo en las comunidades de Salar de Uyuni, el mayor desierto de sal del mundo?

Una de las claves principales sería: no tengas 50 anzuelos. Ten uno, pero muy, muy grande.

¿Y qué es un anzuelo? Es un mecanismo de seducción. Un anzuelo tiene que ser un elemento emblemático que consiga posicionarse bien, con la ayuda de muchos recursos, pero posicionasuno, no 50. El objetivo es encontrar algo muy emblemático que sea esa especie de anzuelo o estandarte con mucho poder y muy bien posicionado gracias a la inversión de cantidades ingentes de dinero, pero que sea reconocido en todo el mundo. Y una vez se reconozca ese estandarte, sirva de atracción para todo el país entero, no solo para una región o ciudad. Ese sería mi consejo número uno. Después ofrecer las mejores infraestructuras para traer el mejor turismo, un turismo de calidad, no solo turismo mochilero.

¿Qué pautas y consejos darías a los emprendedores y empresarios de la zona para potenciar el enamoramiento de sus clientes y visitantes?

Tengo una teoría y es que en el siglo XXI el turismo va a ser cada vez menos pasivo y cada vez más activo. Y por activo me refiero a que las personas querrán viajar menos a un sitio para, por ejemplo, tumbarse en la playa. No tiene nada de malo tumbarse en la playa, pero si te tumbas y además haces cosas, la calidad de la experiencia se dispara. Yo abogo por un turismo en el que suceden cosas, en el que se tienen experiencias. Es un turismo mucho más activo menos pasivo. Los hoteleros locales tienen un filón muy grande en este sentido. Por ejemplo, podrían juntar a los huéspedes y crear sesiones en la que los huéspedes pueden conocerse entre sí, hacer brainstorming juntos, contar cada uno sus experiencias. Tengo mil ideas, pero, en definitiva, el objetivo es que consigan ir al Salar no sea ver un sitio, sea tener una experiencia y a ser posible con más personas, no solamente una experiencia entre tú y el paisaje, sino una experiencia en la que interactúas con el resto de los turistas y también con el paisaje. Entonces tiene 3 elementos no solo 2, y ese tercer elemento es clave porque nadie lo incorpora.

¿Crees que empoderar a estos emprendedores y microempresarios es una forma de luchar contra la pobreza?

Claro, por supuesto. Una vez trabajé con el creador de los microcréditos y también Premio Nobel de Paz Muhammad Yunusy él decía que lo peor que pueden hacer con una persona pobre es regalarle cosa porque le quitas la dignidad. Su premisa era defender que todo lo que le des de forma gratuita sin nada a cambio, le despoja de su dignidad. Cuando era joven y trabajé con él me vino esta lección como un ladrillazo. Entendí que para ayudarles tenía que ser a cambio de algo porque si es a cambio de algo, entonces era merecido, y si no es a cambio de nada, es desmerecido y te despoja de tu dignidad. Esto implica que:“la mejor manera de combatir la pobreza nunca es dando riqueza, sino dando empoderamiento y eso implica conocimientos, sesiones de coaching, implica expertos que no te dicen cómohacerlo, sino que te empoderan a ti para que tu sepas hacerlo, intercambios...etc.” En mi caso, todo lo que yo hice allí fue, por un lado, escuchar mucho y, por otro lado, dar empoderamiento.

¿Qué talento has visto en estos emprendedores?

El talento numero uno que vi fue el talento más cercano al éxito desde mi punto de vista. Cuidosamente el mayor atributo del éxito no es la inteligencia, no es el dinero, los estudios están cerca, pero hay algo que supera a todo eso, y es la determinación. Tú podrías no tener dinero, no tener formación, no tener un gran talento y sin embargo con la determinación puedes llegar muy lejos. Mientras que, sin determinación con cualquiera de los otros, no llegarías a ningún sitio. En definitiva: “el ingrediente del éxito numero uno es la determinación”.Allí vi que las personas tenían un nivel de determinación muy grande, luchaban contra todo tipo de obstáculos para sacar sus negocios adelante y eso me alegro y yo lo aplaudía. De hecho, cada vez que le daba un consejo a un emprendedor le decía: tengo muchos consejos para darte, pero el primero no es un consejo es un aplauso por todo lo que has conseguido hasta ahora y por lo que has logrado. Porque es muy fácil dar consejos y olvidarnos del mérito que ya hay. Parece que los consejos siempre es una sensación de “mira todo lo que me queda” y por supuesto que nos queda y está bien centrarnos en que mejorar, pero también hay que centrarse en que aplaudir y lo difícil que ha sido para ellos llegar donde están ahora.

¿Qué podemos hacer desde España por ellos?

Hay tres nivelesde implicación alto, medio y bajo. A nivel de implicación alto hacer donativos y voluntariado en el país. Si eso es excesivo o le queda muy lejos o no tiene dinero para dar estaría el nivel medio, aunque yo creo que todos podemos dar, aunque sea un poquito. Yo llevo dando desde que tenía 17 años. El nivel medio estaría dirigido a aquellos que no pueden viajar al país y consiste en enterarse a través de CODESPA, mandando un email o llamando y preguntando cómo puedes ayudar desde aquí. La ayuda número uno no es construir una chabola o una casa, la ayuda número uno es transferir conocimiento y compartirlo: si sabes hacer páginas web, vender por internet o cualquier otra cosa, ofrecérselo será más valioso que construir una casa o ayudarles a un trabajo manual en una granja, por ejemplo. La ventaja es que eso se puede hacer a distancia. Y si esa segunda opción te queda muy lejos, entonces la implicación mínima es al menos infórmate, ser conocedor de su realidad, leer sobre ellos, ser consciente de lo que pasa y simplemente al elevar el nivel de conciencia se está dando voz a su causa. Si no haces nada, pero eres conocer de su causa y de su realidad, ya le estás dando voz y es una ayuda. Y si puedes difundirlo por redes mucho mejor.

¿Qué ha cambiado a ti después de esta experiencia y que te llevas de esta experiencia para tu vida?

Tengo una teoría en la que defiendo que yo he venido a este mundo a aplaudir, a aplaudir el mérito de las personas y me encanta reconocer pozos de petróleos en las personas y defiendo que todos tenemos un pozo de petróleo que dejaría al resto del mundo completamente boquiabierto y el que peor se crea también. Ese pozo de petróleo que cada uno tiene puede expresarse de múltiples formas: la forma de hacer ciertas cosas, de querer, de comunicar, de construir, de liberar, ¡hay miles de talentos! Cada talento de esos que tú tienes y el otro no, es normal para ti, pero es inspiración para el otro.Amí lo que me interesa es conectar con esos talentos, reconocerlos y aprender de ellos. Y por supuesto, sentirme inspirados por ellos.

Es tan sencillo como el siguiente ejemplo: “Mira cómo sonríe esa señora, mira cómo recibe a sus invitadoscon una sonrisa, con los brazos abiertos”.

Y yo puedo estar aprendiendo de ello y la señora por supuesto no tener ni idea de que me ha enseñado nada, y además incluso puedo decir:“lo incorporo a mi vida, me lo quedo, me encanta, voy a ponerlo en práctica”. Ese pozo de petróleopuede ser un gesto, la forma de tratar a las personas, una forma de hablar, una forma de liderar, puede ser una idea, una forma de hacer negocio, puede ser cualquier cosa. Y yo puedo aprender de eso y llevármelo. Allí vi muchadulzura, tranquilidad, me encantó su forma de apoyarse entre sí, su camaradería…me dejaron maravillado. ¿Y ellos pueden aprender de España?Un montón de cosas, pero lo que a mí me interesa realmente essi puede España aprender de ellos. Es necesario para elloir con una mentalidad abierta. Igual que cuando vas a la fuente con un cubo vacío para llenarlo. Esto también es una mente vacía lista para llenarse

¿Qué te parece la idea de que el Observatorio Empresarial Contra la Pobreza fomente este tipo de viajes para la transformación de los líderes de siglo XXI?

Creo que es acertado y además necesario. Hay una frase que tengo en mi libro “La inteligencia del éxito” que cita “no busques el éxito buscas las experiencias y ellas te llevaran directas al éxito”. Este consejo se lo daría a losdirectivos. Les diría que el éxito es secundario, pero las experiencias no. Las propias experiencias son el éxito. Lo que proporcionaría un viaje así es tener experiencias de ahí procede el verdadero enriquecimiento. En el siglo XXI necesitamos más experiencias que nos permita crecer. Ya tenemos las necesidades básicas cubiertas porque en el primer mundo y en el siglo XXI muy poca gente pasa hambre porque hay muchas maneras de ser ayudado. Cuando están cubiertas, el siguiente nivel al que aspiras es tener experiencias, construir, creer, enriquecer tu vida y tener momentos memorables. Todo eso es lo que te puede proporcionar un viaje.

¿Recomendarías este tipo de viajes a los directivos y ejecutivos españoles?

De cabeza, por supuesto sin lugar a duda. Creo que todo el mundo debería tener un viaje así. Los momentos inolvidables estiran la vida.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

Alto Directivo

ENVÍE SU COMENTARIO
Los expertos Hablan
Los lectores Opinan
¿Qué es lo que más importa a los empleados?
Un buen salario
Recibir formación
El ambiente de trabajo
El crecimiento profesional
Los compañeros
Tener un buen jefe
Conecta con nosotros
Alto Directivo
Las noticias mas relevantes del mundo de la alta dirección empresarial. Economía, empleo, tecnología, ...
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2014 AltoDirectivo