TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Aprendizajes para el liderazgo: la importancia de desarrollar la experiencia, de comunicar con emoción y empatía, la coherencia y crear equipos multidisciplinares

Tercer 'capítulo' de la serie 'Las tablas de la Ley: Aprendizajes para el liderazgo'

POR Javier Martín de la Fuente, CEO de Grupo Persona, 20-04-2020 10:13:00

AltoDirectivo

Lider

Como continuidad a los breves apuntes sobre aprendizajes para el liderazgo, que se publicaron a finales del mes pasado,  las tablas de la Ley |, en la presente reflexión abordo cuatro mandamientos más.

 El aprendizaje sobre la experiencia, la comunicación, la ejemplaridad y la creación de equipos multidisciplinares.

Leía hace unos días un artículo de opinión escrito por D. Rafael Matesanz (director de la Organización Nacional de Trasplantes) publicado el 29 de marzo en el diario El País: Me llamó la atención, positivamente, que quien dirige una organización de éxito en España y, que es un ejemplo para el resto del mundo, además de reflexionar sobre datos y hechos, haga un planteamiento en términos posibilistas de la situación que vivimos, al menos abriendo una oportunidad a ello. D. Rafael retoma una de las muchas frases atribuidas a John F. Kennedy “Los chinos usan dos pinceladas para escribir la palabra crisis. Una pincelada significa ‘peligro’, la otra ‘oportunidad’. En una crisis, toma conciencia del peligro, pero reconoce la oportunidad” Me parece oportuno traerlo a mi reflexión, en tanto el peligro que significa ejercer un liderazgo no adecuado y la oportunidad que nos ofrece tomar conciencia de ello y actuar para desarrollarlo. El líder se hace, con esfuerzo, pero se hace.

Cuarto mandamiento. Desarrolla la experiencia.  No solo de ideas vive el mundo.

Sin ideas no existiría la innovación, pero no toda la innovación es útil.  El mantenimiento de los propios principios, sobre los que se generan las ideas con las que se enfrentan los retos, deberán estar al servicio del fin perseguido, y no a la implantación de la idea misma.  Liderazgo significa el desarrollo de nuevas acciones y comportamientos, que respondan a las oportunidades que genera cada uno de los retos enfrentados.  Cuando el líder, partiendo de sus principios e ideas, únicamente responde al reto y no a las oportunidades que genera, dejará de serlo, para convertirse en un gestor o en un dictador, dependiendo de sus intenciones.  Las ideas por si solas, sin la base contrastada de los hechos y los datos, no tienen valor, razón por la que el liderazgo ha de ejercerse desde una concienzuda búsqueda de los hechos y los datos fruto de la experiencia de acción, lo contrario son experimentos.

Quinto mandamiento. Comunica con emoción y con empatía. Piensa en quienes escuchan

Los programas para el desarrollo del liderazgo llevan décadas enseñándonos la importancia de la comunicación, tanto en su normas y estructuras, como en los canales por los que transcurre.  Es, sin duda, la “herramienta” más potente que dispone un líder para influir en los demás y conseguir avanzar hacia los objetivos.  Comunicar es algo más que hablar, en cualquier nivel: entre dos personas, con un grupo de personas, para una organización o en un país.  Más allá de respetar los principios y procesos aceptados, como son: la claridad, la simplicidad, estructuración, la brevedad, o el lenguaje adecuado al público, es necesario transmitir emociones.  El líder transmite las emociones que quiere que su interlocutor o público adquieran, para ello el líder debe sentir esa emoción y no fingirla.  El líder poco avezado suele caer en la trampa de la simpatía, que no es otra que la de asumir en su comunicación la emoción del interlocutor o del auditorio. Asumir esa emoción, confundiendo la simpatía con la empatía, impide transformar las emociones de quienes escuchan. El liderazgo se ejerce desde la empatía, desde el reconocimiento de las emociones de los demás sin perder las emociones propias; las que el líder considera debe introducir en el oyente.

Sexto mandamiento. Se ejemplo, se coherente. El liderazgo genera confianza y compromiso

Solemos decir que la confianza se forja sobre tres grandes ejes: la experiencia demostrada, la sinceridad en nuestros propósitos y la coherencia de nuestros actos.  Esto se convierte en una de las características básicas del líder, del líder del pasado, del presente actual y, fundamentalmente del futuro.  Ser un ejemplo para los demás está referido a la coherencia entre lo que pensamos y decimos, entre los que decimos y hacemos, entre lo que hacemos y pedimos a los demás.  No siempre es fácil mantener esa coherencia, por eso existe otra cualidad que ahora se manifiesta con más fuerza que nunca, y no es otra que la humildad. El liderazgo se ejerce desde la humildad necesaria para asumir que los errores son imprescindibles para aprender y no, desde la necedad de mantener la soberbia de los actos fallidos. Ser un ejemplo para las personas que pretendemos liderar y hacerlo desde la coherencia y la humildad potencia la confianza.  No existe influencia sin confianza. Cuando se quiere influir sin tener la confianza lo que se hace es manipular y obligar.

Séptimo mandamiento. Crea equipos multidisciplinares y diversos. El mundo es complejo

Ante realidades cada vez más complejas, y no solo por las innumerables variables que influyen en ella, sino también por la velocidad acelerada de cambio, los antiguos prejuicios de tomar decisiones apoyándonos únicamente en los que piensan igual o mantienen un mismo lenguaje, en aras de una mayor agilidad, deben ser demolidos. Quizás es el punto débil del sistema político democrático o del líder con un estilo democrático, sin el quizás, es el punto débil que mejor podemos observar. Siempre existirá la competencia en todos los ámbitos de la acción humana, porque viene condicionada por el uso de recursos escasos, cuando los recursos dejen de ser escasos (sic) no habrá competencia.  Aun así. ante la velocidad de cambio y la complejidad de los retos, como por ejemplo la pandemia global COVID-19, se desarrolla una fuerte colaboración incluso entre competidores. Esto ya había aparecido en los últimos años en mercados que están en profunda redefinición (automoción, energía, retail…) pero ahora asoma con una fuerza inusitada. La colaboración es el nuevo paradigma, aprender a colaborar entre diferentes, incluso entre competidores. Sin la visión del diferentes, sin el apoyo del competidor, la magnitud de los retos a solucionar con éxito baja considerablemente en su escala. El liderazgo tiene que incorporar la habilidad de aunar diferentes visiones, diferentes formas de pensar y de sentir frente a un mismo reto. Es un paso más al de reunir diferentes especialidades o funciones, el liderazgo del presente y del futuro será el que tenga la cualidad de crear equipos polifacéticos.

Patrocina

Grupo Persona

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

Alto Directivo

ENVÍE SU COMENTARIO
Los expertos Hablan
Los lectores Opinan
¿Qué es lo que más importa a los empleados?
Un buen salario
Recibir formación
El ambiente de trabajo
El crecimiento profesional
Los compañeros
Tener un buen jefe
Conecta con nosotros
Alto Directivo
Las noticias mas relevantes del mundo de la alta dirección empresarial. Economía, empleo, tecnología, ...
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2014 AltoDirectivo